martes, 23 de enero de 2018

"CUENTO DE LA TORTUGA" para la regulación emocional.

Cuando algo no me sale bien, cuando alguien me insulta o me empuja, yo me enfado, me irrito; pero tengo que aprender a controlarme, a meterme un ratito en mi caparazón, tranquilizarme, pensar y buscar una solución.

Este es el mensaje que le queremos dar a los niños con el cuento de la tortuga.

Les ponemos el siguiente vídeo:





A continuación les ponemos otro vídeo donde nos enseña con un ejemplo práctico:




Podemos encontrar varias versiones diferentes en internet.

Después de ver los vídeos aprendemos a parar cuando ocurre algo que nos altera (hemos realizado una señal de STOP) y a meternos en nuestro caparazón, es decir, a poner en práctica la técnica de la tortuga, para conseguir un autocontrol emocional.


Doblamos las piernas y curvamos la espalda, dejado los brazos a lo largo del cuerpo, simulando el caparazón de la tortuga.


Contamos hasta diez, pensamos en algo agradable y buscamos una solución. Cuando se trata de niños pequeños la solución puede ser simplemente contarle el problema a un adulto.


Practicamos la postura varias veces. Ellos están jugando y cuando yo digo tortuga tienen que adoptar la posición del caparazón.

También hemos practicado la técnica, pero en lugar de tumbados, sentados. Basta con encoger las piernas, cogerlas con los brazos y meter la cabeza dentro con los ojos cerrados.




Incluso les hemos explicado a los niños que si están en el patio u otro sitio cuando les pase algo, lo importante es que paren y cuenten hasta diez para tranquilizarse y buscar una solución.
Tenemos un peluche con forma de tortuga que nos lo llevamos cuando explicamos esta técnica.


También, Montaña, nuestra compañera de Educación Física ha realizado una casita donde cabe perfectamente un niño pequeño, para que pueda meterse dentro y permanecer solo un momento tranquilizándose.


Les encanta meterse dentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario